Ranas secas como amuletos para los bebés recién nacidos



¿Sabías por qué a los bebés se les colocaba ranas secas cuando habían nacido o a los pocos días de vida? No era pura superstición, sino que era una costumbre que se había heredado desde hacía muchos siglos atrás.

Algunas veces los bebés pueden ser envidiados por su belleza, o también por lo bonitos que son, o lo bien que se comportan. Estos hechos pueden provocar envidia en las personas que están alrededor, sobre todo en las mujeres que no han podido tener niños, haciendo que sea toda una odisea poder protegerlos bien.

Las sanadoras, por eso, les colocaban esas ranitas secas, haciendo que se volvieran mucho más fuertes ante las amenazas externas, evitando el mal de ojo y los fatales augurios. ¿Te habías preguntado alguna vez por qué? ¡Pues ahora ya lo sabes y puedes compartirlo con todos tus amigos! Seguro será curioso para ellos saber el origen y motivo de esta práctica ancestral.


Compartir en Google

Autor: Ana Pérez

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario